cabecera
Inicio   Introducción  
 
Fernando García de Cortázar
 
cortazar
  Fernando García de Cortázar es catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Deusto y Premio Nacional de Historia 2008. Este galardón, que le ha sido concedido por su obra Historia de España desde el arte, ha premiado también todo su trabajo como historiador, plasmado en cuarenta y cinco libros, y ha supuesto el reconocimiento de su brillante trayectoria intelectual. Su formación humanista y su sensibilidad literaria le han ayudado a acercar de forma atractiva la historia al gran público, y muchos de sus libros, como Breve historia de España, Historia del mundo actual, Atlas de Historia de España o Los mitos de la Historia de España, se encuentran entre los más difundidos de la historiografía reciente.  
     
 
Obra en la Biblioteca Básica de Historia:
El franquismo: 1939-1975
 
   

Entrevista a Fernando García de Cortázar por Juan Pablo Fusi

«Quiero para España lo que es normal en cualquier otro país moderno»

La concesión del Premio Nacional de Historia 2008 a Fernando García de Cortázar ha premiado, sin duda, su libro de Historia de España desde el arte, una original aproximación a la historia de España desde la mirada de la pintura, la escultura o la arquitectura. Pero ha premiado también toda su labor de historiador, plasmada en cuarenta y cinco libros, y a una brillantísima trayectoria intelectual que ha hecho de él una figura especialmente relevante en la vida pública española de los últimos veinte años. Catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Deusto, es autor además de importantes series televisivas de divulgación histórica.

- Juan Pablo Fusi: ¿Por qué te hiciste historiador?

- Fernando García de Cortázar: Después de terminar la primera etapa de mis estudios eclesiásticos que incluían latín, griego, literatura española y universal y filosofía, elegí estudiar historia, tras algunas vacilaciones pues también me atraían grandemente los estudios de literatura, la belleza de la palabra escrita y la creación poética.
Con un cierto criterio utilitarista y oyendo los consejos de mi hermano mayor, ya doctor en Historia medieval, me decidí por la Historia, pensando que el conocimiento del pasado me acompañaría más que la estética literaria y me explicaría mejor el mundo que la poesía. De todas formas, el amor a la literatura siempre me ha acompañado y el cuidado por la forma y la expresión han sido preocupación constante en mi trabajo de historiador, que se ha ido acentuando a lo largo de los años y contagiando a mis numerosos discípulos.
El historiador ha de procurar no maltratar a sus lectores con un lenguaje zarrapastroso o lo que es peor, pedante. Antes al contrario, ha de conseguir que queden atrapados por el relato de la Historia, sin renunciar al poder de la narración y utilizando la fuerza de los estilos y recursos literarios. Acertar con las descripciones imprescindibles, modelar con mimo cada frase, dotar al texto del ritmo necesario para que los párrafos y los lectores no caigan desmayados… son metas a las que no debemos renunciar los historiadores que también hemos aprendido que el medio, media.

Leer el resto de la entrevista>>

 

 

novedadesColecciónAutores