cabecera
Inicio   Introducción  
 
Iñigo Bolinaga Irasuegui
 
 
Iñigo Bolinaga Irasuegui (Elorrio, Vizcaya, 1974) es licenciado en Historia y titulado en Estudios Avanzados de Historia Contemporánea. Ha realizado un Máster en Estudios Vascos y un Máster de Periodismo. Es miembro de la Sociedad de Estudios Vascos y colaborador del programa magacín Euskadi hoy, de Onda Vasca, en un espacio semanal de veinte minutos de duración dedicado a la divulgación de la historia del País Vasco. Es autor de numerosos artículos en revistas especializadas de Historia, como «Juana de Albret, la reina de los hugonotes»; «China Ming»; «La invasión de los Cien Mil Hijos de San Luis» o «La disputa antártica», y autor de una Historia de la Universidad de Deusto publicada en diez capítulos en la revista de esta universidad. También ha publicado varios libros de ensayo: Breve Historia del fascismo (2008); Breve Historia de la Guerra Civil Española (2009); Breve Historia de la Revolución Rusa (2010) y La gran utopía (2011), y una novela histórica, El testamento (2011).
 
     
 
Obra en la Biblioteca Básica de Historia:
La China de Mao: Del mito a Tiananmen


 
 

La pervivencia de Mao


La China de Mao pretende ser tres cosas: un mosaico de la historia china del siglo XX, una visión panorámica del desarrollo del comunismo en el gigante asiático y un estudio somero de las características particulares de la vertiente china del marxismo-leninismo y de la propia corriente ideológica que generó: el maoísmo. Todo ello desde un planteamiento muy accesible, fundamentando en un texto principal de fácil lectura y en una sucesión de despieces aclaratorios o complementarios de temas relacionados con el grueso de la materia, que por razones de dinamismo y sencillez no pueden ser desarrollados en el grueso argumental.

Se trata de una obra sencilla y somera que pretende únicamente dejar marcados los puntos fundamentales del desarrollo de la historia china durante y en los tiempos previos a Mao Zedong, a fin de satisfacer las tres preguntas esenciales de cómo, por qué y para qué, sin las cuales resulta imposible iniciarse en cualquier temática. Es, pues, también una obra completa.

Cada capítulo abarca una etapa bien definida de la historia china del periodo, y cada subcapítulo una parte importante del mismo, acompañado de tablas y cuadros auxiliares, además de fotografías y mapas de la época, que harán más amena la lectura del mismo.

El contenido del libro inicia su camino refiriendo la problemática que derivó en el fin de la monarquía imperial y la fundación de la primera república china, a cuyo frente se situó Sun Yat-sen. En medio de ese contexto se inscribe la biografía de Mao Zedong y el nacimiento y desarrollo del Partido Comunista Chino en 1921, diez años después de la proclamación de la república. China había derrocado a los Qing pero caminaba con paso muy inseguro, iniciándose un periodo de violencia y guerras intestinas que muchos han comparado con los pasados tiempos de los señores de la guerra feudales. Con la victoria militar de Chiang-Kai-shek, heredero de Sun Yat-sen en el liderazgo del Kuomintang, se estableció un régimen autoritario de corte republicano destinado a enfrentarse con los comunistas, iniciándose una guerra civil interrumpida por la invasión japonesa.

Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, retornaron al primer plano las diferencias entre comunistas y nacionalistas, solo terminadas al final de una larga guerra civil ganada por los primeros después de sobrevivir a la Larga Marcha y que en 1949 encaramó al poder a Mao Zedong. Nació así la República Popular China, bajo un sistema comunista que siguió con fidelidad el modelo soviético en un primer momento, a pesar de que determinadas pautas doctrinales no se ajustaban completamente al modelo. Tras la muerte de Stalin y su repudio por parte de Krushev y por el aparato del partido, la China de Mao se separó definitivamente de la alianza con la URSS, dando paso a la primera gran escisión del marxismo-leninismo internacional.

En cuestiones internas, el libro describe la transformación radical del sistema político y económico chino, la represión contra los considerados contrarrevolucionarios y la instauración de una espacie de comunismo agrario, poco reconocible en los primeros textos de Marx y Engels. La colectivización llegó a ser más rápida y profunda que la que había experimentado Rusia en su momento. En 1956 Mao lanzó la Campaña de las Cien Flores, pretendiendo que la gente diera libremente su opinión para colaborar en la construcción del socialismo. Sin embargo, la creciente cantidad de opiniones contrarias a la política gubernamental liquidó al instante la campaña, procediéndose a una represión brutal que no hizo más que encerrar más aún a China en la ortodoxia maoísta y la dictadura, más que de partido, de persona. A partir de ahí, el gobierno inició nuevas campañas, entre las cuales dos marcaron especialmente la historia de la China de Mao: el Gran Salto Adelante (de marcado signo económico) y la Revolución Cultural. Este último fue un capítulo especialmente dramático en la historia China, protagonizado por extremistas que, siguiendo los deseos de Mao, procedieron a una limpieza ideológica en todo el país en busca de elementos burgueses o capitalistas, encontrándolos en prácticamente todo chino que no fuera campesino u obrero.

La muerte de Mao abrió una nueva vía en China, de línea reformista, al frente del cual se situó Deng Xiaoping, liquidando a los sectores más duros, reunidos en la denominada Banda de los Cuatro.

La pequeña obra que representa La China de Mao incluye las claves para comprender la actualidad, tanto china como mundial, haciendo mención a cuestiones como la de los orígenes del conflicto tibetano, las razones por las que la isla de Taiwán acoge hoy a una República de China enfrentada a la continental o el proceso que derivó en el actual régimen de un país, dos sistemas.

Entrevista al autor en Radio Euskadi

 

 

novedadesColecciónAutores